Limita con los municipios de Våler, Spydeberg, Askim, Eidsberg, Rakkestad y Sarpsborg. Su punto más alto es Jonsrudåsen, situado a 225 metros sobre el nivel del mar.

Es uno de los mayores puertos de Noruega y se dedica a la fabricación de equipo de perforación petrolera y recipientes para gas licuado. Tromsö tiene una catedral y la universidad más al norte del mundo, fundada en 1968.
11.jpg
Su museo tiene un centro de investigación lapón y hay un instituto para el estudio de la «aurora borealis» (aurora boreal). En 1944 el acorazado alemán «Tirpitz» fue hundido por aviones ingleses cerca de Tromsö.

Cuando se construye la primera iglesia en 1252, era la más septentrional del mundo.

En 1964 se abrió el aeropuerto, y la Universidad de Tromsø en el 1972

Actualmente se está promoviendo su candidatura para los Juegos Olímpicos de Invierno del 2018, lo que ha abierto un enorme debate político con opiniones muy fuertes a favor y en contra.

Se encuentra situada a 69° 40′ 33″ N y 18° 55′ 10″ E

Restos arqueológicos sugieren que el área tenia poblamientos humanos desde hace unos 9000 años.

Cuando se construye la primera iglesia en 1252, era la más septentrional del mundo. Se llamaba “Sancta Maria juxta paganos”, es decir Santa Maria al lado de los paganos.

La guerra, no produjo grandes destrozos físicos en la ciudad. La expansión posterior ha sido rápida.

Las fortificaciones de la ciudad datan del siglo XVII. Trondheim también contiene el Stiftsgarden, el más grande edificio de madera (alrededor de 1.150 m²) en Noruega, construido en 1774 y utilizado en la actualidad como residencia real.

Thordheim se situa en la desembocadura del rio Nidelven.

Trondheim fue fundada por el rey vikingo Olav Tryggvason, con el nombre de Nidaros, en el año 997. En principio fue la sede del rey, y por ello, durante un tiempo, la capital de Noruega.

Trondheim se sitúa en la desembocadura del río Nidelven. El río solía ser lo suficientemente profundo para la mayor parte de los barcos durante la Edad Media, pero una avalancha de lodo y piedras destruyó parcialmente las condiciones favorables del puerto a mediados del siglo XVII.

Grandes incendios arrasaron la ciudad en 1598, 1651, 1681, 1708, 1717 (dos incendios durante este año), 1742, 1788, 1841 y 1842, siendo estos tan sólo los peores casos.