noruega22.jpg

La fundación de Narvik se realizó en 1887 en la búsqueda de un puerto que no sufriera congelamientos en todo el año, para ser usado por las minas de hierro de Kiruna/Gällivare. El asentamiento fue llamado Victoriahavn (puerto Victoria) hasta 1898, año en que la denominación fue cambiada por la actual.

La línea ferroviaria que comunica Navik con Kiruna (en Suecia) se denomina Ofotbanen, y atraviesa la cadena montañosa que divide las dos naciones. No existe línea ferroviaria alguna en dirección sur hacia [[[Bodø]], que se encuentra en el extremo norte del resto del sistema ferroviario noruego.

La autopista E6 atraviesa la comuna mediante tres puentes: el de Skjomen, el de Beisfjord, y el de Rombak. Narvik cuenta con dos aeropuertos: el Aeropuerto de Narvik, localizado a pocos minutos del centro de la ciudad y con una pista corta, es utilizado por aeronaves menores.

El Aeropuerto de Harstad/Narvik se encuentra a 80 km, en la comuna de Evenes.

Las actividades relacionadas con el ferrocarril y las grandes instalaciones portuarias de Narvik aún revisten gran importancia. El tráfico de mercadería desde y hacia el norte de Noruega se suele realizar vía Narvik, que se encuentra en la zona neurálgica de esta región.

Incluso hay planes para utilizar el puerto de Narvik para embarcar productos asiáticos destinados a la costa este de Norteamérica, puesto que la red ferroviaria se encuentra mucho más congestionada un poco más al sur de Europa.

Se estima que los primeros embarques se realizarán en 2006.

Narvik es también un importante centro comercial para algunas de las comunas cercanas.

La Universidad de Narvik cuenta con cerca de 1200 alumnos. La ciudad también es sede de algunas empresas de tecnología, como por ejemplo Natech.

Narvik cuenta con importantes escenarios e infraestructura para la práctica de deportes al aire libre.

De hecho, es una de las localidades más importantes del norte de Noruega en lo referido a la práctica de esquí alpino, contando con medios de elevación para esta actividad.

Existe un teleférico hasta Fagernesfjellet, desde donde se tiene una vista panorámica del lugar, y la posibilidad de seguir caminando más arriba por las montañas.

El excursionimo por la montaña es muy popular entre los habitantes de la región, por lo que el área montañosa cercana a la frontera con Suecia cuenta con buena infraestructura para albergar a los que practican esta actividad.