WWF ha denunciado que países como Noruega y Japón están haciendo un mal uso de los impuestos públicos, que son los que pagan los ciudadanos. Estos puestos están siendo destinados para la caza de las ballenas, una actividad tan polémica como detestable, que además se está haciendo gracias al dinero de todos los noruegos, algo que de confirmarse, podría traer una larga lista de protestas. La caza o asesinato de ballenas es algo que debería suprimirse de inmediato, pero se quieren seguir aprovechando de las ballenas, algo detestable, porque en el mar hay muchos otros seres que abundan, no sólo ballena.

ballenas.jpg

La caza de ballenas es algo lamentable, porque se hace de una manera sangrienta y además masivamente, sin respetar a la ballena en ningún momento. Países como Noruega y Japón, quieren seguir ganando dinero a costa de estas pobres ballenas, sin saber que se están cargando el medio ambiente en el que viven, su ecosistema y por supuesto están haciendo que la población de ballenas sea mucho más baja que lo que debería ser y esto en el futuro tendrá unas repercusiones muy negativas.

Además de todo esto, las personas que visitan Noruega para poder disfrutar del avistamiento de las ballenas, no podrán verlas de aquí a unos años, porque poco a poco irán desapareciendo de estos lugares y esto afectará seriamente al turismo. Además de matar a las ballenas, están matando el futuro del turismo, al menos una buena parte. Tanto Noruega como Japón no están haciendo supuestamente buen uso de sus impuestos.