artico.jpg

Noruega se apunta a la búsqueda de petróleo y de gas natural en el Ártico, especialmente cuando esta zona del mundo se encuentra en un proceso de deshielo desde hace un tiempo. Este deshielo está provocando que muchos países de la zona quieran un trozo de este lugar para poder conseguir beneficios económicos derivados del petróleo y del gas natural, por lo que Noruega también quiere poder salir beneficiada y que la mejor parte no se lo lleven otros países.

El Ártico será en breve una zona de búsqueda de petróleo, debido a que es un lugar donde todavía queda una buena “porción” de petróleo por descubrir, por lo que muchos países se encuentran en una larga disputa por repartirse muy bien las zonas del Ártico que tienen petróleo bajo el hielo, una capa de hielo que todavía dificulta mucho las labores de extracción del mineral, pero que permitirá en pocos años poder hacer esta labor y de esta manera obtener cantidades de petróleo realmente muy importantes.

El Ártico es una de las últimas zonas donde queda petróleo por descubrir y al estar tan escaso actualmente, es una zona que ha abierto un nuevo debate para ver los países que tienen derecho a tener dentro de su territorio una parte del Ártico. De momento Noruega quiere quedarse con una buena porción, especialmente porque piensa que el deshielo del Ártico abre nuevas posibilidades para todos, especialmente para los países cercanos al Ártico, que se verán muy beneficiados de esta disputa territorial.

Foto|Flickr