noruega14.jpg

También está el Museo Marítimo Noruego, que guarda barcos de distintos períodos de la historia de la navegación local y que no es el único de este tipo en la ciudad. Recorrer Oslo no presenta ningún inconveniente para el viajero porque los transportes son más que eficientes; hay mapas claros y abundantes, además de que siempre hay quien ofrece una explicación adicional.

Y la mayoría de la gente habla inglés, que es mucho más accesible que el noruego a la hora de charlar. Y si algo faltaba, el ego de los turistas recibirá un mimo cada vez que los noruegos les pidan que hablen de sus países como si un espíritu colectivo de navegantes les inculcara la curiosidad por lo que pasa en otras tierras.

BYGDOY

Es un barrio tranquilo en el que está el Museo Kon Tiki, donde se encuentra la nave con la que un noruego cruzó el Pacífico para demostrar que los antiguos americanos podrían haber hecho la travesía.

En el distrito también está el Museo Fram, donde se puede ver el barco que llevó a Nansen hasta el Polo Norte y años después a Admunsen, hasta el Polo Sur.

CATEDRAL DE OSLO

El templo fue construido en el siglo XVII y restaurado 150 años después.

En 1910 le agregaron vitrales hechos por el artista Emannuel Vigeland que completan el atractivo. Además, en la catedral se dan conciertos.

FORTALEZA ARKERHUS

Es la sede del gobierno y antigua residencia real. Fue construida en el siglo XIV y reconstruida en 1588 por orden de Christian IV.

En una de sus dependencias está el Museo de la Resistencia, que da cuenta de la historia militar noruega, especialmente de la defensa hecha en la Segunda Guerra Mundial frente a las tropas alemanas.