Un lugar lleno de veleros que surcan continuamente las aguas del fiordo, además en esta ciudad nos ofrece una oferta cultural impresionante, islotes cubiertos de bosques así como una variedad de parques y pintorescas calles para ir de compras.

Al frente del puerto se puede observar el majestuoso Radhus, las torres de ladrillo rojo del ayuntamiento, rodeado de estatuas perfectamente trabajadas.

31.jpg

La ciudad es perfecta para caminar por las calles en un hermoso fin de semana por Noruega y adentrarse y descubrir una gran cantidad de los muy preciados monumentos que hay, como la Catedral del siglo XVII, la plaza de la Ciudad llena de estatuas y fuentes, El Parlamento de un color peculiar (amarillo), el Palacio Real en lo alto de una pequeña colina, el Teatro Nacional, entre otros más.

Si lo que queréis es conocer el pasado y las raíces culturales de este país debéis acudir al Museo KonTiki, donde se encuentra la balsa con la que el explorador noruego Heyerdhal navegó desde Perú hasta la Polinesia en 1947, así como también debéis ir al Museo del Barco Vikingo, que alberga algunos barcos vikingos rescatados en el Fiordo de Oslo.

Una experiencia totalmente inmejorable, os espera al norte de Noruega, en las tierras de Laponia, donde se encuentra el famoso “Alta Iglú Hotel”, cuya fama se debe a sus singulares infraestructuras esculpidas en puro hielo! Una edificación que oscila por los 8.350 euros, en la época de invierno, que es cuando comienzan las construcciones de este hotel de hielo, en el que se da trabajo a más de una docena de personas, que corren de prisa para lograr abrir el hotel en un periodo de seis semanas, logrando como cada año, su inauguración como cada noche de un 12 de enero, que es cuando abre puertas este impresionante hotel.

Gran parte de los vuelos que aterrizan en la capital Noruega, llegan con el objetivo de Viajar hacia los impresionantes y legendarios Fiordos, que son la mejor expresión de la belleza natural de las altas tierras, siendo cada uno totalmente único en su forma, altitud y locación, como los hay bastante profundos, estrechos y abruptos, hasta los más hermosos de todos, que se bañan del agua de las bellas cascadas, descendiendo hasta el mar, por las verdes laderas de su montañas.

Por lo que nos concretaremos, en conocer algunos de los destinos turismos más próximas a los Fiordos Noruegos, comenzando por lo que es la majestuosa cascada de “Brudesloret”, seguido por una de las mejores obras del hombre, las curvas “Harnalvingene” situadas en la carretera de “Orneveien”, además de la legendaria y según dicen los locales, mágica “Escalera del Troll” en “Torllstigen”.