Un buen salmón glaseado es una maravilla de plato para disfrutar y sorprender a tus invitados. Nada mejor que el salmón de Noruega para disfrutar con nuestros platos, ya que el sabor de este salmón es increíble. Para la receta de salmón glaseado hace falta un poco de mostaza, vinagre, sal, pimienta, unos lomos de salmón, así como un poco de salsa de soja, para que le de el sabor que buscamos, sin olvidar el azúcar, para aportarle el dorado cuando el salmón ya esté hecho.

salmon-glaseadojpg.jpeg

Lo primero que haremos a la hora de preparar este salmón es colocarlo en la bandeja del horno y por encima le iremos untando una mezcla de salsa de soja, mostaza, pimienta y vinagre. Todo eso hará que cuando se haga el salmón tenga un color especial. Ponemos el horno a 180ºC y lo dejamos 5 minutos y posteriormente le incorporamos el azúcar por encima. Dejamos que se haga hasta el final y hasta que esté bien dorado, del color que más nos guste. El salmón no suele tardar mucho tiempo en hacerse.

Este rico salmón se puede acompañar con muchos ingredientes, pero unas patatas al horno también quedan muy bien o te apetece y te lo puedes permitir, unas patatas fritas son una solución ideal para saborear este plato. Ya cada uno lo acompañe como más le guste, porque el salmón estará igual de bueno con uno o con otro ingrediente y lo importante es que se torne dorado y esté bien hecho, para que tenga todo el sabor del típico salmón noruego, que tanto gusta.

Vía|Cocinatipo
Foto|Elperiodico