noruega28.jpg

Desde el centro urbano parten caminos y senderos que llegan hasta el monte pelado, a unos mil metros sobre el fondo del valle, escenario impresionante para el excursionismo en verano e invierno. En la estación estival, por los montañas que rodean la villa, todavía sigue habiendo pequeñas granjas en explotación, y la pesca abunda en los ríos y los lagos y lagunas de montaña. En invierno se acondicionan 200 kilómetros de pistas de esquí. En las cercanas laderas cubiertas de bosques, moran el alce, el reno, la liebre y el zorro.

Lillehammer es una de los centros deportivos de invierno más conocidos de Noruega, y la única ciudad del mundo que tiene un esquiador en su escudo: un vikingo esquiando, armado de lanza y escudo.

Los vikingos también dieron nombre a una carrera de gran fondo, “Birkebeinerrennet”, que se organiza todos los años y parte de Lillehammer.

Alrededor de 6.000 esquiadores participan en la prueba.

La pista sube en línea recta a la montaña y desciende al valle contiguo. Esta carrera es una de las más duras del mundo.

En 1973 tuvo lugar en esta ciudad el llamado Asunto de Lillehammer cuando los servicios secretos israelies asesinaron por error a un ciudadano marroquí al confundirle con uno de los terroristas que planearon la Masacre de Munich.