noruega3.jpg

Bergen es una ciudad que enamora y es cita obligatoria en un viaje a Noruega. ¡Déjese seducir por el corazón de una ciudad que late todo el año!

Venga a Bergen, para conocer la lluvia, el viento y la cálida hospitalidad. Pasee por las estrechas calles y callejuelas, el casco viejo, venerable y acogedor para el paseante, agazapado entre las siete montañas de la ciudad.

Las vivencias y experiencias están allí, ya desee usted arquitectura y museos o ir de tiendas y disfrutar la vida de sus calles. Las exposiciones de arte y los conciertos son numerosos, y hay aún más comercios.

Los manjares del Mercado del Pescado atraen a todo el mundo y, si se cansa de tanta calle y tanto edificio, el trayecto para encontrar la naturaleza virgen es muy corto; a diez minutos del centro se encuentra usted en cualquiera de las siete montañas que rodean a Bergen. Allí podrá disfrutar de sus vistas y del silencio a mucha altura por encima de la ciudad.

La mejor forma es subir al monte Fløyen en el Funicular Fløibanen, que opera todos los días del año (billete ida y vuelta 50 NOK). Una vez arriba, el restaurante Fløien Folkerestaurant ofrece una cuidada cocina tradicional noruega rodeados por las mejores vistas sobre Bergen.

Bryggen – el muelle

Bergen es inevitable en nuestra historia y en el ámbito arquitectónico, y el muelle “Bryggen” es el enclave natural. Fue en estos edificios, que figuran en la lista de la UNESCO sobre “edificios en el mundo dignos de conservación”, donde la Liga Hanseática estableció una oficina en el extranjero, un acontecimiento significante en la historia de Bergen y Noruega.

El comercio pesquero controlado por la Liga en el muelle Bryggen significó que Bergen, ya en el siglo XIII, no sólo era una ciudad mediana en el concierto europeo, sino también la más importante de los países nórdicos durante varios siglos posteriores.

Cuando hoy día pasee por las encantadoras casitas marineras, con la crujiente madera bajo los pies, retrocederá 700 años a una sociedad comercial dinámica, donde “Bryggen” se conserva intacto ante el paso del tiempo.

Recomendamos una cena suculenta en el restaurante Bryggen Tracteursted, ubicado en el ambiente histórico en el mismo Bryggen. El restaurante data de 1708, el más antiguo de toda Noruega, y ofrece una cocina moderna inspirada en la cultura hanseática y noruega